cartas amorosas joseluiscuevas

(Bajo el sello editorial de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y con el patrocinio del Patronato Universitario fue publicado en 2011 el libro Cartas amorosas a Beatriz del Carmen de José Luis Cuevas.

En las primeras páginas, los críticos de arte Emmanuel Carballo y Beatriz Espejo, distinguidos intelectuales mexicanos dedicaron sendos textos en torno a la obra del artista mexicano José Luis Cuevas (1931-2017).

Los dos textos que acompañan esta edición. Escribía Emmanuel Carballo: “Cuevas es, desde la primera juventud, una persona famosa que dedica a su arte, la pintura, lo mejor de sí mismo. En cada dibujo da muestras del amor con que ejercita el oficio y la habilidad con que lo promueve. Es un artista, un gran artista y, también, es un promotor, un gran promotor. A ratos se dedica a construir el pedestal de su estatua y en otros descansa allá arriba acostumbrándose a la pose con que lo coagulará la historia…”. Y agregó: “A Cuevas lo admiro tal como es: egocéntrico, extrovertido, petulante, el mejor artista de su generación y el dibujante que cambió el dibujo mexicano a partir de los años cincuenta y siete del siglo XX, hasta ese momento no había usado el color ni los papeles de grandes dimensiones. Será necesario que lleguen a su vida ciertos acontecimientos que lo modifiquen por dentro y por fuera. Este cambio no se preparó poco a poco. No era previsible. Hizo su aparición súbitamente. Dejó atrás al posible escritor que tanto prometía, al dibujante admirable que comenzaba a repetirse, al amante de tiempo completo. Ocurrió una aparente catástrofe en todos los frentes: José Luis Cuevas se había enamorado".
“Solo José Luis sabe por qué y cómo una mujer, Beatriz del Carmen, entró a su vida y él a la suya. Ese tipo de amor ocurre pocas veces. Olvidar el pasado solo es posible cuando lo sustituyen con creces el presente y el futuro…”

Beatriz Espejo concluye su aportación al libro Cartas amorosas a Beatriz del Carmen y escribe:
“Pocas mujeres han recibido tantos homenajes y pocos hombres son capaces de hacerlo”.

 

 

ulises criollo